Estado

Tragedia en Jamiltepec; suman 13 muertos prensados por helicóptero de la Sedena 

Trece personas muertas es el saldo del accidente que sufrió ayer un helicóptero de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en el aterrizaje.

La Fiscalía General del Estado de Oaxaca informó esta mañana que las víctimas son cinco mujeres, cuatro hombres, dos niñas, un niño y una persona más de la que no especificó el sexo; sin embargo, la cifra podría aumentar en las próximas horas, ya que otras 15 personas resultaron heridas, muchas de ellas de gravedad.

Viernes fatídico 

Santiago Jamiltepec se sacudió ayer como la mayoría del sureste del país. Sin embargo, el movimiento se sintió muy fuerte en esta zona porque se ubica a unos cuantos kilómetros del epicentro del sismo de 7.2 grados ocurrido minutos antes de las seis de la tarde.

Luego del temblor, los pobladores de esta comunidad costeña salieron de sus casas por temor a las réplicas y a que se hubieran dañado las estructuras. Además, a cinco meses de los sismos que estrujaron al Istmo de Tehuantepec, los habitantes de esta zona decidieron refugiarse y ponerse a salvo en un llano, sin embargo, encontraron la muerte.

Accidente mortal 

El gobernador del estado, Alejandro Murat, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, y otras personas viajaban en un helicóptero de la Sedena. Iban rumbo a la zona del epicentro a valorar las afectaciones del sismo. En internet ya circulaban algunas imágenes de poblaciones de la Costa, entre ellas Pinotepa Nacional, en las que se veían paredes derrumbadas y con grietas, pero ninguna con la magnitud de la noche del fatídico 8 de septiembre en el Istmo.

Las versiones tanto de Murat como de Navarrete coinciden en que sobrevolaron la zona y al momento de aterrizar sintieron un “jalón”.

La tragedia 

En cuestión de segundos, lo que era un campamento al aire libre se convirtió en caos: los gritos de terror se escuchaban por todos lados, no había luz y la oscuridad de la noche abonaba en la confusión. ¡Se cayó un helicóptero! ¡Dios mío!, ¡el helicóptero del Ejército!, ¡ay no puede ser, Dios mío, Dios mío, Dios mío!, narró en vivo el presidente municipal de Santiago Jamiltepec, Efraín de la Cruz, en un enlace televisivo en el que el edil era entrevistado sobre los efectos del sismo. Estaba en el llano y vio el momento exacto del accidente. Segundos después entre gritos de desesperación colgó.

Había mucha gente en ese campamento. Algunos sacaron sus celulares para grabar lo que estaba pasando. En uno de los videos que circula en redes se observa a un poblador que desde lejos narra el desplome de un helicóptero.

Empieza a caminar y a acercarse al lugar mientras con serenidad dice, “pasó aquí el accidente, apenas pasó, se cayó el helicóptero que venía a dejar ayuda humanitaria, el avión acaba de caer”.

Pero entre más se acerca, el habitante de Jamiltepec empieza a darse cuenta de la magnitud del accidente. Se escuchan gritos desgarradores, no puede creer lo que esta viendo, “el helicóptero mató a toda una familia, niños pequeños, ¡no puede ser esto, es una barbaridad!”, continúa exaltado.

“No chingues ira, familias completas”, narra y deja de grabar.

Jamiltepec llora a sus muertos 

Los cuerpos fueron entregados a las familias en el transcurso de la madrugada. En el lugar del accidente quedaron sillas, cobijas y los rastros de la sangre de quienes fueron aplastados por un helicóptero que les brindaría ayuda y en el que viajaban el gobernador y el secretario de Gobernación, quienes resultaron ilesos. En el aire de esta población costeña se respira la tragedia, el dolor, la incredulidad. Jamiltepec y todo Oaxaca están de luto.

El helicóptero de la Sedena cayó sobre tres vehículos en los que había gente.
Comentarios