La Taberna de los duendes

La Taberna de los duendes es uno de esos lugares mágicos al que uno siempre quiere regresar. A orillas de la carretera federal 175, que va hacia Puerto Escondido, justo en el kilómetro 132, está este pequeño restaurante-bar que tiene mucho que ofrecer a los visitantes de otros estados, países, pero también a los propios oaxaqueños.

De acuerdo con sus propietarios, aquí se sirve comida italiana de excelente calidad, con el plus de deleitar el paladar en un ambiente agradable que dan las maderas que resguardan a quienes aquí comen, almuerzan o cenan, del frío y la neblina de las montañas de San José del Pacífico.

Desde la puerta de entrada se siente el ambiente cálido: las luces amarillas que contrastan con el color del barniz de las paredes de madera y los muebles hacen un conjunto perfecto que te hace saber que los próximos minutos serán muy acogedores. Además, hay una combinación extraña de olores, pero que no es para nada desagradable: huele a un tipo de madera mezclado con hierbas y especias.

“Hermoso rincón en la montaña donde los enormes cortes de carnes, las pastas gigantes y los sabrosos quesos se disfrutan en compañía de los duendes”, es la presentación de los propietarios en su cuenta de Facebook y que define perfectamente lo abundante de las raciones y la magia que envuelve a la taberna.

La carta muestra los platillos que se sirven, principalmente pastas y cortes; de la comida debo escribir que es muy buena y abundante, además de que mi paladar disfrutó celosamente de ese tomate exquisito a medio cocer que traía el tipo de pasta (de la que olvidé el nombre) que me comí.

Y es que este lugar puede disfrutarse solo o acompañado. A mí se me antojó venir a leer algunas horas, mientras bebo todos los tés de la carta y escucho alguna buena canción en la rocola, pero ese domingo no estaba sola y disfruté muchísimo la media mañana con mis tres acompañantes.

Si el plan es pasar un rato en pareja, la taberna tiene un segundo piso, aún más pequeño y con vista desde lo alto, en el que podrás disfrutar de una velada diferente, sólo es cuestión de pedir el acceso o reservar con anticipación.

Antes de pasar al plato fuerte, llega a la mesa una tabla de quesos, fruta y mermelada casera que es un buen aperitivo para ir alistando al sentido del gusto, especialmente con los quesos añejados; además, te ofrecen pan condimentado, aceite de oliva y especias.

Mención especial debe tener la carta de bebidas, pues en la taberna te sirven desde una cerveza, una variada gama de mezcales (de hierbas y frutas), vinos, hasta tés de diversos sabores que recomiendo ampliamente, pues hay algunos que no es tan fácil encontrar en otros lugares como el de pericón, poleo o el de cacao que son endulzados al gusto con azúcar o miel y que, por si fuera poco, van acompañados de un pan que se elabora en esta sierra.

La taberna también tiene una pequeña tienda de artesanías de la región, ropa y artículos como pulseras, bolsas y anillos, ideales para recordar tu paso por este acogedor restaurante ubicado entre las montañas de San José.

Estuvo tan buena nuestra experiencia en la taberna que durante nuestro regreso a Miahuatlán mis acompañantes y yo pasamos varios minutos comentando lo rico que comimos, lo bien que la pasamos y que, sin duda, pronto tendremos que regresar.

Lo que me sorprendió 
La variedad de bebidas, desde cervezas hasta deliciosos tés.

Lo que debes saber 
Por las noches de algunos fines de semana la taberna tiene música en vivo, especialmente bandas de reggae y ska.
El ambiente es 100% familiar.

Dónde: carretera a Puerto Ángel en San José del Pacífico.
Cuándo: todos los días.
Horario: de 12 de la tarde a 10 de la noche.
Presupuesto: medio-alto. La comida es lo más caro una pasta va de los 120 hasta los 150 pesos, mientras que las bebidas están bastante accesibles.

Una muy amplia y variada gama de mezcales artesanales.

Un plato abundante de pasta italiana.

La inconfundible entrada a la taberna.

9de30629-b7d3-4676-89c9-22fc862c2f9d
Advertisment
Comentarios

About the Author

Karla López

Periodista

error: Contenido protegido!