Julio, mes de azucenas y duraznos serranos

Julio es un mes que no sólo se caracteriza por ser lluvioso, durante las primeras semanas del verano las azucenas y los frutos serranos que brotan en la Sierra Sur son un espectáculo visual y para el paladar de cualquiera que se detenga a admirarlos o saborearlos.

En el valle de Miahuatlán de Porfirio Díaz es una costumbre ir al campo a recoger azucenas , por las tardes es común ver a grupos de miahuatecos en busca de estas flores que abren sus pétalos unas horas antes del anochecer y que tienen un olor característico.

Cada miahuateco tiene un lugar especial al que recurre en busca de sus azucenas, entre ellos está Cerro Gordo, sin embargo, hay algunas zonas muy bien resguardadas por los lugareños en las que, afirman, se pueden encontrar muchas de estas flores.

Otros protagonistas de esta temporada son los duraznos traídos de diversas comunidades de la sierra, donde el clima frío es propicio para el crecimiento de esta fruta.

En julio, los duraznos se comen a todas horas del día y son uno de los regalos que la delegación miahuateca avienta a los espectadores después de su participación en los Lunes del Cerro en el auditorio Guelaguetza del Cerro del Fortín en la capital del estado.

Los jóvenes gustan de salir por las tardes a recoger azucenas.

A la calle Basilio Rojas de Miahuatlán llegan canastos de duraznos provenientes de la Sierra Sur.

La producción serrana de este año.

Un atardecer de julio que encuentra cualquiera que salga a recoger azucenas o simplemente a caminar por este valle.

Rumbo a Cerro Gordo.

Una tímida azucena mirando al cielo que empieza a nublarse.

9de30629-b7d3-4676-89c9-22fc862c2f9d
Advertisment
Comentarios
error: Contenido protegido!