Defraudan con techado a primaria de Cuixtla

Padres de familia de la escuela primaria Redención de Santa Catarina Cuixtla denunciaron que hace seis meses una constructora “terminó” el techado de la cancha de la escuela, sin embargo, la obra presenta fallas porque fue mal hecha; además, acusan que el precio del proyecto se infló, ya que la calidad de los trabajos no justifica el millón 300 mil pesos que supuestamente costó, “no se gastaron ni 700 mil pesos, no se nos hace, está muy elevada la obra para lo que se hizo”, asegura uno de los inconformes.

Techado con orificios, pisos y gradas que sólo parcharon, lámparas a punto de caerse, estructuras mal hechas que presentan grietas y remiendos, es lo que la constructora hizo en esta escuela primaria de la Sierra Sur, “trabajos” que preocupan a los padres de familia, ya que representan un riesgo para los alumnos que a diario se ejercitan en esta cancha.

El presidente del comité de padres de familia de la escuela, Gabriel Pacheco, informó que el gobierno municipal pasado de Santa Catarina Cuixtla fue el encargado de administrar el recurso (un millón 300 mil pesos) de la obra que se les pintó “muy bonita”, pues no sólo se realizaría el techado, sino se reemplazarían el piso, las gradas e incluiría también una área verde, cosa que no pasó, pues la constructora, de la que desconocen el nombre, sólo colocó el techo y dejó el piso antiguo, pero no como estaba sino en mal estado a causa del movimiento de las máquinas que hicieron las obras, además tampoco hicieron gradas nuevas  y en las que estaban sólo hicieron algunos remiendos.

De acuerdo con la denuncia, el material del techo es de muy baja calidad, pues con las primeras lluvias del año, se abolló y el agua empezó a filtrarse, “supuestamente el techado está terminado, pero ahorita que llovió se ve dónde está abierto, además falta la caída del agua, quedó incompleto, pues”, afirma otra integrante del comité.

“El material del techado parece de esos platos de aluminio, así todo maltratado; de la parte de allá el tubular quedó afuera, le faltó lámina, son muchos detalles todavía los que faltan, la obra no está terminada”, agrega otro de los padres de familia.

Para techar la cancha también se solicitaron aportaciones de los 120 tutores de este plantel, quienes pagaron 80 pesos cada uno, dinero que se juntó con aportaciones del municipio y del gobierno del estado para la obra que ejecutó el anterior gobierno, que terminó su gestión en diciembre del año pasado y que presidió Bardomiano Miguel Jiménez.

“Todo lo gestionó él solo (Bardomiano Miguel), con su gente, y cada que nosotros pedimos un avance o información nos tachaba de marrulleros y aquí está la obra mal hecha, todo remendado con las láminas de mala calidad y que no tiene terminación para la bajada de agua”, denuncia Gabriel Pacheco.

“Como padres de familia no sabemos si se debe, si se terminó, si esta era la obra real, no sabemos si se gastó todo el recurso, no hay datos, híjole da pena decirlo, pero es una porquería de obra la que hicieron. Ahí dejaron los cables con los que subieron la lámina, allá hay una línea de hoyos que metieron para soldar, perforaron todo el piso, esas soldaduras no sabemos si están bien soldadas o sólo están sobrepuestas, nosotros tuvimos que sacar las varillas porque ahí dejaron todo el tiradero”, sostiene el presidente del comité.

Los padres también afirman que propusieron al gobierno municipal que ellos podrían administrar el dinero para hacer la obra, pues están acostumbrados al trabajo comunitario, pero su propuesta no fue tomada en cuenta, “lo pudimos haber hecho mejor con tequios de los padres de familia, con el piso, con un jardín, con pasto alrededor, nos hubiera quedado bonito y todavía nos hubiera quedado dinero, pero todo se maneja desde arriba y por los de arriba no podemos salir adelante”, acusan.

Y es que el expresidente municipal nunca entregó la obra ni a los maestros de la primaria, ni al comité de padres de familia, sin embargo, en su último informe de gobierno reportó el proyecto como terminado con un costo de un millón 300 mil pesos.

Alumnos en peligro 

Los padres de familia exigen que la obra se termine lo más pronto posible porque los alumnos están en peligro, y es que las lámparas que cuelgan del techo están falsas y podrían caerse.

En ese sentido, los inconformes solicitaron a Protección Civil la revisión de los trabajos, incluidos los pilares que soportan el techo, porque como los ven y con los remiendos que les colocaron dudan que sean resistentes y, al contrario, ponen en peligro a los alumnos, sin embargo, las autoridades de esa dependencia no les hicieron caso.

“Realmente sí es un riesgo y no ha venido gente a supervisar una obra de esta magnitud”, dice Pacheco, además agrega que con los fuertes vientos de esta comunidad temen que algo más grave pueda pasar.

De acuerdo con los padres de familia, el actual gobierno municipal pactó con la constructora que durante las vacaciones de Semana Santa concluiría los trabajos faltantes, hecho que no pasó y ahora están a la espera de que alguna autoridad atienda su demanda: que se culminen los trabajos.

El techado que costó un millón 300 mil pesos.

De acuerdo con la denuncia de los padres, las lámparas están a punto de caerse.

Con menos de seis meses de haber sido instalado el techo se abolló con las primeras lluvias de este año.

El piso no se cambió, pero las obras del techado dañaron el que ya tenía la cancha.

Los alumnos ya utilizan la cancha para sus actividades deportivas.

 

 

 

9de30629-b7d3-4676-89c9-22fc862c2f9d
Advertisment
Comentarios
error: Contenido protegido!