1931: el año que Miahuatlán lloró

Hace 86 años Oaxaca vivió una de sus tragedias más dolorosas: un terremoto de 7.8 grados la dejó desolada, con decenas de muertos, desplazados y escombros.

A las ocho de la noche del 14 de enero de 1931 se registró un fuerte sismo en la entidad que tuvo epicentro en Loxicha, pero que dejó devastación en casi todo el estado, especialmente en los Valles Centrales, la capital y Miahuatlán de Porfirio Díaz.

De acuerdo con el escritor miahuateco Adán Carballido Sánchez, meses antes del 14 de enero en el distrito de Miahuatlán se sintieron varios temblores que antecedieron al terremoto de 7.8 grados de aquella noche, “desde mayo y junio de 1930 los movimientos de tierra se dejaban aparecer esporádicamente, los temblores no eran precisamente diario, pero sí una o dos veces por semana, los diarios de la época mencionaban que estos movimientos se debían a los acomodos de las placas subterráneas en toda esta región y en los corrillos de gente religiosa se decía que la ira de Dios estaba de manifiesto por tantos pecados de la humanidad…”, rememora.

El escritor agrega que por los constantes temblores, los miahuatecos empezaron a preparase “para algo mayor” por lo que reforzaron sus techos e incluso dormían en sus patios, sin embargo, en las comunidades de alrededor no había tanto temor por ser aplastados, ya que las casas eran más sencillas en su construcción, no obstante el miedo se apoderó de todos, pues preveían una gran tragedia.

Además, muchas personas empezaron a dejar Miahuatlán para ponerse a salvo, algunos incluso se fueron del estado, “llegó el mes de diciembre, las posaditas y otros festejos navideños se vieron afectados por los temblores que cada vez eran más frecuentes, tanto que cada hora temblaba y los techos de las casas amenazaban con desprenderse y así pasaron las pastorelas, entre el temor continuo”, relata.

A la intensidad del terremoto se agregó la duración de 3 minutos y 10 segundos, suficientes para provocar la devastación y que hasta ahora no ha sido contabilizada, pues no hay registros exactos del saldo de la tragedia, sin embargo, conteos extraoficiales apuntan que hubo alrededor de 10 mil muertos en toda la entidad, tampoco se conoce el número exacto de casas e inmuebles derribados, pero las pocas fotografías que hay de aquellos años revelan la magnitud del fenómeno natural.

“Fue terrible la consternación que sembró en el vecindario, aumentando la misma el llanto y grito de las mujeres y los niños, el estrépito de los lienzos o trozos de pared desprendidos, el ruido de las puertas y ventanas, y la oscuridad que envolvió a Miahuatlán”, narró el escritor Jairzinho Alcázar López en su libro Historias de Miahuatlán, donde también relata que a las 2 de la madrugada del 15 de enero se sintió la primera réplica.

En Miahuatlán el portal del Ayuntamiento se derribó, la cárcel municipal quedó inservible y se tuvo que liberar a los presos, además una de las torres (campanario) y el reloj del templo parroquial se cayeron; en tanto, las iglesias de varios municipios del distrito también sufrieron estragos como el templo de San Pablo Coatlán y la iglesia del Carmen en Miahuatlán.

“Miahuatlán quedó convertido en escombros, la mayoría de casas de adobe y piedra se afectaron, lo mismo que el panteón municipal, cuyas tumbas quedaron abiertas”, detalló en su escrito Alcázar López.

“Esta tragedia causó hambruna, cólera y miseria. Se escasearon los granos y semillas básicas como el maíz, el frijol y el café. Además, los actos de rapiña se daban a cada momento, pues con el pretexto de rescatar cadáveres o gente sepultada en los escombros, saqueaban las casas más o menos ricas”, reveló también el escritor Carballido Sánchez, quien recogió los testimonios de los viejos de su niñez.

*Las fotos de esta nota forman parte de la colección del escritor Adán Carballido. 

El sismo provocó que la iglesia de San Andrés se quedara durante dos años sin uno de sus campanarios.

El acueducto que durante muchos años condujo el agua en esta ciudad también sufrió los efectos del terremoto.

En el panteón municipal las tumbas se abrieron y dejaron al descubierto algunos cuerpos.

 

 

9de30629-b7d3-4676-89c9-22fc862c2f9d
Advertisment
Comentarios
error: Contenido protegido!