¿Los animales tienen derechos?

Por: Esteban Arias Pinacho*

En los últimos días, se ha desatado una polémica en Miahuatlán de Porfirio Díaz a raíz del envenenamiento de unos perros, algunos dicen que ocho, otros que once, polémica que ha llegado a polarizar a la ya de por sí polarizada sociedad miahuateca, pues algunos ciudadanos brindan su apoyo al director del plantel 27 del Cobao, el cual fue inmediatamente destituido del cargo por ser  el responsable de la institución educativa donde fueron envenenados los perros y además por ser el denunciado directo por los alumnos.

En ese sentido, es de reconocer la inmediata respuesta de la Dirección General de los Cobaos en Oaxaca, ya que de haber sostenido al director del plantel 27 la situación se hubiera agudizado en desprestigio de la propia institución como ya sucedió en el Cebetis, de esta misma población. Hoy es diferente, existen medios de “comunicación” piratas que se han dado vuelo con sus comentarios y leyendo mensajes confrontando aún más a la población, unos en defensa del director otros en contra.

Lo que llama la atención, aunque algunos lo quieran minimizar, es que un director de un plantel de educación media superior no haya tomado en cuenta la declaración universal de los derechos de los animales,  en sus primeros tres artículos de diez que son y que señalan lo siguiente:

Artículo No. 1
Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

Artículo No. 2
a) Todo animal tiene derecho al respeto.
b) El hombre, como especie animal, no puede atribuirse el derecho de exterminar a los otros animales o de explotarlos, violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales.
c) Todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre.

Artículo No. 3
a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles.
b) Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

El asunto, como se quiera ver, es delicado, sin embargo, consideramos que esta acción fue la gota que derramó el vaso, ya que durante el proceso electoral pasado, este director usó la misma fórmula, utilizando a los alumnos con problemas en algunas materias para ofertarles puntos a cambio de realizar proselitismo en pro de los candidatos de PRI a concejales y a la diputación local, hecho que fue denunciado ante las instancias electorales correspondientes, que dicho sea de paso, hoy se pone de manifiesto al servicio de quién están, pues no hubo sanción alguna.

Por eso, es de reconocer la rapidez con la que actuaron en la dirección general de los Cobaos y es también una enseñanza, que esperamos haya habido un aprendizaje, de que los directores de los planteles educativos se dediquen a su labor y dejen a los ciudadanos hacer política y no utilicen a los alumnos para favorecer a candidatos o partidos políticos, de lo contrario que estén conscientes de su vulnerabilidad. Es mejor atender aquel dicho que reza: “zapatero a tus zapatos”, a padecer el descrédito no solamente de la persona, sino de la institución donde se presta un servicio.

Queremos resaltar que también hoy, con esta acción inhumana a todas luces, se pone de manifiesto la irresponsabilidad de las “autoridades” municipales, puesto que desde muchos trienios se ha señalado la necesidad de contar con una perrera y un rastro municipales; sin embargo han hecho caso omiso a tales propuestas, lo que nos hace reflexionar que si por los ciudadanos no se interesan para administrar bien los recursos y que cuenten con los servicios elementales ¿qué se puede esperar de los indefensos animales?

La ciudadanía lentamente va despertando de un largo letargo y lo satisfactorio es que los alumnos hayan perdido el temor de señalar las irregularidades cometidas en contra de los seres vivos, enhorabuena por el futuro de nuestro planeta.

*El autor es profesor jubilado, integrante del Consejo Consejo Consultivo Ciudadano de Miahuatlán y excandidato independiente al gobierno de este municipio. 

La postura del autor no refleja la línea editorial de Ojo de Agua, sin embargo, respetamos sus planteamientos. Las opiniones de nuestros colaboradores son, entonces, resposabilidad de cada uno de ellos.

9de30629-b7d3-4676-89c9-22fc862c2f9d
Advertisment
Comentarios
error: Contenido protegido!