Especiales

Heredero de una larga tradición panadera

Marcelo López Vásquez es un miahuateco que nació en una familia que llevaba años en la dedicación a la panadería; su padre José López Gaspar y  su abuelo Jesús López, mejor conocido como Tío Chú, se dedicaban al oficio, es pues una tradición que lleva tres generaciones y que amenaza con seguir pues Marcelo cuenta que dos de sus hijos ya empiezan a elaborar pan.

Marcelo López, Chelo como lo conocen sus amigos, tiene 47 años y desde que nació sus padres ya se sostenían de la panadería, de joven decidió que ese sería el oficio de su vida y además de las enseñanzas que le transmitió su papá, buscó obtener más conocimientos y se inscribió en talleres y cursos tanto en la ciudad de Oaxaca como en el Distrito Federal, “con las lecciones de mi padre y lo aprendido en el transcurso del tiempo hemos hecho una fusión y de ahí sale el pan de hoy”, asegura.

Marcelo reconoce la mayor enseñanza de su padre:  “todos los trabajos se aprenden viendo, cuando llegues a un lugar echa vista porque de ahí se aprende, así me dijo, yo lo recuerdo muy bien”.

Antes de formar su propia familia Marcelo trabajó con su papá, “mi hermano Manuel y yo éramos los que poníamos todas las noches levadura a las masas, una de yema  y otra de pan surtido”, recuerda. Y es que de los 11 hijos que tuvo José López,  los ocho hombres saben hacer pan aunque no todos viven del oficio, resalta su hermano Manuel López, quien también ha hecho de la panadería su forma de vida.

Pan de muerto
Marcelo es reconocido en la región por la calidad de su pan de yema con mantequilla,  fórmula tradicional de su padre que es reguardada por los hijos. En estas fechas de celebración, el trabajo en su panadería incrementa, además el pan que se vende es especial, pues se le pone una carita  porque “se celebra la fiesta de Día de Muertos y  por tradición la gente obsequia a los padrinos su pan, chocolate y  tamales” dice.

“Aquí nuestra especialidad es el pan de yema con mantequilla y en especial las polcas que debido a que anduvimos por el DF aprendimos a hacer esas polcas y las trajimos para acá, claro con nuestro toque especial”, comenta. De la fama de su pan Marcelo platica que se debe a “los ingredientes y la calidad que le ponemos”. 

El mejor de la región
El 30 de octubre de 2014 el municipio de Miahuatlán de Porfirio Díaz retomó el tradicional concurso de pan, entre otros panaderos de la comunidad, el jurado calificador decidió que el pan de muerto que realiza Marcelo López es el mejor de la región y obtuvo el primer lugar.

En su panadería resalta una mujer que va de arriba para abajo, es la señora Minerva, su esposa, de ella comenta “es mi mano derecha, es la que se encarga de las ventas, los encargos, de toda la administración”. Marcelo asegura que en oficio “no hay horarios” y menos en estas fechas de tanto trabajo, ya que duerme pocas horas al día.

-¿Su trabajo es cansado?, le pregunto
-“Yo creo que cuando algo te gusta ya no se te hace pesado, pero sí en estas fechas hay más trabajo”, responde.

En la “Panificadora Mercedes”, que se ubica en una de las principales calles de Miahuatlán de Porfirio Díaz, se observan máquinas y un horno de gas, aunque este panadero miahuateco por mucho tiempo utilizó horno de adobe que se calentaba con leña, sin embargo, comenta, “ya nos acabamos los árboles, además este horno es más limpio porque ya no hay ceniza, el pan ya no sale manchado y sale mejor cocido”.

Mientras Marcelo trabaja la masa contesta serio a las preguntas, de fondo suena una canción de los Rolling Stones, pues la grabadora está disponible: sus trabajadores duermen y él aprovecha para inspirarse con la música que le gusta, mientras revuelve los ingredientes para hacer la masa;  lo rodean cientos de piezas de pan con carita, unas ya cocidas, otras en el proceso de fermentación y las demás en bolitas esperando las manos de este panadero que les dará la forma y pondrá ajonjolí.

Finalmente, ‘Chelo’ confiesa que se siente satisfecho con su trabajo, “porque me gusta simplemente por eso, me gusta saber que al final una familia va a probar mi pan en sus diferentes sabores, eso me gusta, para este negocio el cliente es primero”, concluye.

Trabajando la masa.
El pan de muerto con su tradicional carita.
Comentarios
Karla López
Karla López
Es periodista. Estudió en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha dirigido noticiarios radiofónicos en Miahuatlán; ha sido editora en los periódicos El Libertador de Oaxaca, Capital Oaxaca y coordinadora de la edición del diario Tiempo de Oaxaca. También ha trabajado en medios digitales. Actualmente estudia la maestría en periodismo político.
http://estrechezintelectual.wordpress.com