Patriotismo presidencial

En nuestro país las ceremonias del grito de independencia sirven para que el presidente, gobernador o delegado en turno se luzca junto a toda su familia, se organicen banquetes de lujo y privados en torno a una celebración “patriótica” pero exclusiva.

Entonces cada año el presidente de México, al lado de su esposa, se prepara para salir al balcón de Palacio Nacional para recordar a quienes lucharon con el fin de liberarse del yugo español, sin embargo, en los tres años del sexenio de Enrique Peña Nieto, el evento de honores a la bandera pasa a segundo término, pues lo principal es que la familia presidencial se luzca en todo su esplendor.

Angélica Rivera Hurtado, una popular exactriz acostumbrada a que los reflectores estén sobre ella, acapara cada vez más la atención, especialmente de la prensa y los periodistas,  y es que quien en campaña representó una de las mayores fortalezas del mandatario justamente por su penetración dentro de la comunidad telenovelera (que se cuenta por millones en México), hoy después de una serie de escándalos se ha convertido en su primera debilidad.

A Angélica Rivera le gusta la buena vida y a sus tres hijas también. Lo han demostrado infinidad de veces, pues a la exactriz y esposa del presidente de la república, la han captado de shopping en exclusivas firmas estadunidenses, además algunos medios han evidenciado el gusto de las Rivera por lucir prendas de diseñadores exclusivos como Dolce & Gabbana, Oscar de la Renta o Benito Santos.

En un día de compras cualquiera la hija mayor de Rivera puede portar un bolso de 32 mil 951 pesos o esa misma muchacha de 18 años, quien ya incursiona en el mundo de la televisión igual que su madre, utiliza un vestido de 114 mil 799 pesos mientras acompaña a la pareja presidencial en una visita a la realeza británica en Londres.

Aún en momentos de tensión Angélica Rivera no pierde el glamour pues en junio de este año, el portal Cuna de Grillos, dedicado al mundo de la farándula dentro de la política, reportó que la esposa de Enrique Peña Nieto acudió al Hospital Militar, pues el presidente de México había sido dado de alta luego de una cirugía de vesícula que le practicaron, ese día el outfit de Rivera incluyó una bolsa Gucci de 3 mil 800 dólares y unos zapatos de la misma marca con un costo de mil 100 dólares, es decir, solo en los dos accesorios la esposa del presidente portó 78 mil 253 pesos.

Y el más reciente escándalo, la investigación periodística, galardonada con el Premio Nacional de Periodismo, que reveló la posesión de la pareja presidencial de una lujosa propiedad en un barrio exclusivo del Distrito Federal con valor de 86 millones de pesos, de la que la presidencia de la república aclaró que la dueña del inmueble, conocida como la “casa blanca”, era precisamente Rivera Hurtado, un escándalo mayúsculo por el que el sexenio quedará marcado.

Y no es para menos, al presidente Enrique Peña Nieto se le acusa de conflicto de interés, o más simple: tráfico de influencias, pues el vendedor de la residencia resultó ser un contratista del gobierno federal y antes del gobierno del estado de México, cuando Peña Nieto era gobernador de la entidad. Corrupción en todo su esplendor.

La del 15 de septiembre, es la noche en que los integrantes de la familia presidencial desde lo alto y ataviados de las mejores prendas, miran, sin que la emoción nacionalista les llegue, al México real, el de las pocas oportunidades, el de los que aceptan ser acarreados por necesidad o por escuchar gratis a la Arrolladora Banda Limón, también allá abajo están los que exigen justicia y rechiflan al presidente y su familia, pero a esos no los ven ni los escuchan. Quizá el grito de independencia del pasado 15 de septiembre sea el más desangelado de los últimos años, véalo en youtube, da tristeza. Enrique Peña Nieto cabizbajo  y Angélica Rivera sacando las dotes histriónicas que al parecer no tiene, le pesó tanto a la esposa del presidente abrir los labios y entredecir una serie de vivas.

Este año la presidencia de México canceló la tradicional cena de lujo que se ofrecía a los invitados especiales, empresarios y diplomáticos en palacio nacional con motivo del grito de independencia y es que en 2014 por esta celebración el gobierno de México gastó casi 19 millones de pesos, mientras que en 2013 el costo del festejo fue de 17.4 millones, sin embargo, Felipe Calderón durante su último año como presidente erogó 13.7 millones de pesos para la conmemoración.

Originalmente, los miembros de la familia presidencial son ocho personas: tres hijos de Enrique Peña y tres de Angélica Rivera, sin embargo, desde hace algunos meses figura también en eventos oficiales ¡”la nuera del presidente”!, todos ellos de buenos modales y refinados gustos, quienes durante menos de 10 minutos salieron al balcón de palacio nacional y vieron una realidad que no les corresponde, una realidad que esperan siempre poder observar desde arriba.

Karla López
@lorakar

9de30629-b7d3-4676-89c9-22fc862c2f9d
Advertisment
Comentarios
error: Contenido protegido!